Una buena noticia

0

Nos sorprendió que en la presentación del nuevo modelo en Palacio Nacional ilustrara el eje curricular, el “corazón del modelo” con la tutoría que emplea el Profesor Erick Rivera, de San José de Marañón, Guanajuato.

Gabriel Cámara

Al llegar como Secretario de Educación, Aurelio Nuño prometió visitar cada semana una escuela. Sabiendo que muchas maestras y maestros en el país practican de alguna manera la tutoría, no dudé que en alguna visita el Secretario conocería de primera mano lo que hacemos. Hasta preparé una propuesta en caso de que nos llamara para conocer a detalle el trabajo en red de tutoría. Lo que pensaba no sucedió, pero nos sorprendió que en la presentación del nuevo modelo en Palacio Nacional ilustrara el eje curricular, el “corazón del modelo” con la tutoría que emplea el Profesor Erick Rivera, de San José de Marañón, Guanajuato. El Profesor y yo no nos conocíamos. Cuando lo localicé por teléfono me contó que a él y otros maestros los habían invitado a la SEP, por los buenos resultados en la evaluación de desempeño docente, y cuando el Secretario pidió que en tres minutos platicara cada uno lo que hacía en su escuela, contó la manera como aprovechaba la tutoría en el multigrado. Conoció la tutoría a través de los promotores itinerantes que ayudaban a maestros a regularizar alumnos después del horario de clases. El Profesor Rivera aprovechó la experiencia y se ingenió para hacer que los mayores apoyaran a los más chicos con ayuda de guías. El Secretario apreció tanto la experiencia del maestro que la usó para dar un ejemplo de lo que busca la reforma.

Además de confirmar el valor de la relación tutora para profesionalizar el trabajo docente, la referencia del Secretario nos va a ayudar a demostrar a quienes impiden practicar la tutoría que no estamos fuera de lo que pide la reforma.

Comentarios